Integridad Interior

Updated: Feb 18

Publicado originalmente en inglés: Inner Integrity



Los pensamientos que comparto en este artículo se inspiraron en lo que estaba sucediendo en la primavera de 2020 mientras trabajaba en una pintura titulada "Integridad".


Muchos de nosotros crecimos en un mundo donde la integridad y la autenticidad se entendían y percibían como cualidades que alguien o algo posee. Según el diccionario de inglés, la integridad se describe como la cualidad de tener altos principios morales, la cualidad de estar unido y ser honesto. La autenticidad se usa para describir a alguien o algo que es auténtico, o en otras palabras, real y genuino.

Cuando leí esto, me pregunté, ¿contra quién estamos midiendo la integridad y la autenticidad?

En 2020, empezamos a aprender que había muchas "verdades", que cambiaban según el día, la hora y el minuto. Fuimos testigos de que estar "correcto" o "equivocado" ya no importaba al mundo exterior. Podrías gritar "verdad" a todo pulmón hasta que te pusieras azul en la cara con poco o ningún impacto.

Muchos hablan de integridad y autenticidad, pero ¿qué significa eso realmente en un mundo donde los cambios son constantes y acelerados y donde cada vez es más difícil percibir lo que viene? Aplicar una medida externa para caracterizar a alguien o algo es fútil.

Encontré mi descripción favorita de integridad en una carta de oráculo. Describió la integridad como un rasgo que surge cuando los pensamientos, las emociones y las acciones están alineados. Esto me detuvo en seco por un tiempo mientras reflexionaba más sobre ello. Alinear estos tres elementos (pensamientos, emociones y acciones) en un momento específico no es tan fácil como parece. Sin embargo, me ayudó a comprender que la integridad es un proceso que puede tardar días, meses o incluso años en ocurrir y sentir la verdad que la integridad trae a nuestras vidas.

La integridad y la autenticidad se convierten entonces en un proceso interno de alineación, donde la única "verdad" que vale la pena medir es la que está dentro de ti. ¿En qué método te embarcas para llegar a un lugar de integridad y autenticidad?



La integridad como un proceso de alineación interna


Llegar a ese lugar de integridad interna es difícil de lograr cuando se nos enseña a confiar en la validación externa o en lo que vemos con nuestros ojos físicos en lugar de lo que sentimos. Mi experiencia personal ha sido que la emoción suele llegar primero. Sentiré algo y la respuesta emocional a ese sentimiento es un indicador de una "verdad" que la mente (pensamiento) aún no puede comprender completamente y, por lo tanto, no se toma ninguna acción.

De manera similar, cuando surge una emoción y mis pensamientos me dicen que mi emoción no tiene sentido, no tomo la acción necesaria en ese momento. Continuaré con mi día como de costumbre y, quizás, un poco confundida sobre por qué surgió la emoción. Tal vez unos meses después, algo sucede donde entiendo completamente la emoción inicial que tuvo lugar meses antes.

Este proceso describe bastante bien mi vida, pero ¿por qué hay un "retraso" en el tiempo para que ocurra la alineación? Para usar un ejemplo de a lo que me refiero, compartiré un escenario que me ayudó a entender este proceso de alineación. Se suponía que iría a un retiro en el extranjero en mayo de 2020. Solo unos meses antes, en octubre de 2019, recuerdo que me emocioné por un breve momento porque sentí que no iría al viaje y que no sería parte de el grupo que viajaba allí. El sentimiento de "no ir" desencadenó una herida de rechazo que era una emoción que parecía completamente irracional para mi mente consciente.

La emoción no tenía sentido en ese momento porque había pensado cuidadosamente en la decisión de ir al retiro. Hubo muchas señales y presagios que condujeron a la decisión que me señalaron en la dirección correcta. Sin embargo, poco después de decidir ir, mis emociones me indicaban que no iría, pero mis pensamientos no tenían sentido, así que no hice nada al respecto y no tomé ninguna medida (para cancelar).

En el transcurso de los siguientes seis meses, hubo muchas señales (advertencias) que mirando hacia atrás parecían muy claras y obvias, pero no podía verlas claramente. Los sentí , pero no los escuché porque mi realidad externa no coincidía con lo que estaba sintiendo, así que continué haciendo la vista gorda a las señales (y las emociones). El aislamiento mundial sería una justificación lógica para no hacer el viaje. Aún así, resultó ser una bendición que expuso las heridas emocionales de la persona con la que me estaba comunicando relacionadas con los problemas de control, lo que me desencadenó. Me enojé conmigo mismo por no escuchar mi primer instinto (mis sentimientos).

Cuando una herida de otro te provoca, es hora de mirar hacia adentro para entender por qué. ¿Dónde estaba tratando de controlar un resultado o regalar mi poder? ¿O ambos? Atraemos experiencias que coinciden con la vibración de la herida que también llevamos. Todos compartimos heridas emocionales pero las experimentamos de manera diferente (o las expresamos de manera diferente) porque vivimos en un mundo polarizado. Una herida emocional relacionada con problemas de control puede estar relacionada con muchas cosas, pero creo que en este caso estaba relacionada con la autoestima. Del otro lado de este partido vibratorio hay alguien que regala su poder. Ambos comparten la misma herida emocional.

Cuando escucho la expresión de que los demás son un reflejo de nosotros mismos, entiendo que esto significa que están reflejando la energía o firma vibratoria (frecuencia), no el comportamiento (o proyección) de la herida. El lapso de tiempo entre pensamientos, emociones y acciones me ha enseñado que todavía hay una lección esperando ser aprendida para revelar dónde no estoy alineado.

Es genial cuando se revelan cosas que no están alineadas, pero pasar por la "lección" puede parecer brutal, especialmente si repetimos el patrón que me estaba pasando a mí. Exactamente un año antes (mismo mes), otro "líder/maestro" reveló sus heridas. Fue fuerte y claro que necesitaba dejar de regalar mi poder o tratar de controlar un resultado y abordar los problemas centrales.

¿Cuántas veces no escuchamos nuestro instinto - esa voz - que luego pasamos el tiempo justificando hasta matar la voz de la verdad? Finalmente tomé la decisión de cancelar el viaje sin importar la pérdida financiera que traería. Mi decisión no tuvo nada que ver con las restricciones de viaje desconocidas ya que el líder del retiro lo ofrecía en línea. Finalmente estaba alineado con mis pensamientos, emociones y acciones, por lo que no había ninguna duda sobre cancelar. La fuerza que proviene de esta alineación se siente sólida como una roca y muy poderosa. Pude ver con mucha claridad las capas multidimensionales de la herida que se remontaba a mis antepasados.

Recibí un símbolo (a través de la canalización) que rompió el contrato o cordón energético, y cuando actué en mi realidad tridimensional, causó un breve alboroto. Entendí con una claridad increíble lo que estaba pasando mientras me mantenía firme (y en silencio), y observé cómo la falsa realidad se desintegraba ante mis ojos.

Cuando estamos en un lugar de integridad, una tremenda paz interior nos acuna con la máxima compasión. Mientras sanaba una herida profunda, fui testigo de cómo la sanación se extendió a mi propia familia, relaciones y conexiones. Todo lo demás en mi vida en el que había estado regalando mi poder comenzó a desvanecerse, incluidas las amistades de toda la vida. Este proceso vino con muchas lágrimas, pero el resultado ha sido increíblemente gratificante. Estoy agradecido a pesar de las dificultades emocionales que causó en el proceso.

Me alejo de este tipo de experiencias sabiendo que todos somos buenas personas que juegan un papel en el gran juego de la vida. La clave es no enredarse en el juego; sin embargo, si elegimos enredarnos, es importante saber cuándo desenredarnos y salir. Somos el títere y el titiritero al mismo tiempo.


La herida colectiva de la autoestima


Hay siete arquetipos de polaridad que aprendemos cuando estudiamos la Terapia de Transformación del Alma. Uno de ellos es el Complejo de Esclavitud y Dominio, que se relaciona principalmente con aquellos que experimentan subordinación en algún aspecto (también puede relacionarse con una relación problemática derivada de una historia de vida pasada en la que pueden haber estado en el papel de amo o sirviente en un tiempo anterior) . También puede indicar fuertes energías reprimidas o problemas de comunicación.

Creo que esta polaridad tomó el centro del escenario en 2020, y muchos de nosotros nos encontramos en algún lugar del espectro de estos dos extremos. Por un lado, es posible que nos hayamos encontrado en situaciones en las que estábamos cediendo nuestro poder y, por otro lado, es posible que nos hayamos encontrado tratando de ejercer el control. Cada extremo de la polaridad comparte la misma frecuencia vibratoria. Ambos exhiben problemas emocionales relacionados con la autoestima y pueden manifestarse como síntomas de ansiedad y depresión.

Profundizando, podemos encontrar que los problemas de autoestima pueden provenir de sentimientos de abandono y rechazo. Es posible que primero experimentemos esta sensación cuando nacemos porque nos separamos del útero de nuestra madre en el momento del nacimiento. Desde una perspectiva espiritual, es una experiencia de separación de Dios (lo Divino); y, en el sentido físico, nuestra madre - la dadora de vida y quien físicamente nos introdujo en este mundo. Dado que nuestra madre lleva las huellas emocionales de su madre y demás, también asumiremos (a través de la memoria celular) las experiencias de nuestros antepasados. Las emociones tienen su propia frecuencia, por eso encontramos coincidencias en nuestras relaciones. Los patrones pueden ser muy profundos y lejanos en nuestros linajes.

Dependiendo de lo que nuestra madre estaba sintiendo y experimentando durante el embarazo y el tipo de parto que tuvimos, es posible que hayamos sentido todas las emociones asociadas con la experiencia. Los habríamos tomado como patrón. Entonces llevaríamos esta herida definida por una cierta vibración y seguiríamos atrayendo experiencias similares de rechazo y abandono a nuestra vida hasta que aprendamos la lección y reescribamos la experiencia para nosotros, nuestros ancestros y futuros linajes. En el momento presente, reescribimos la historia y cambiamos el rumbo de nuestro futuro (y también cambiamos el pasado que nos trajo al momento presente).

Cuando uno reflexiona sobre todo esto y se da cuenta de que la raíz de nuestras heridas viene de adentro , hace que todo lo externo parezca tan ilusorio y superficial. Si bien la humanidad continúa repitiendo patrones y culpando a las personas fuera de sí mismos, encontramos que hay una desalineación perpetua entre los pensamientos, las emociones y las acciones porque no hemos (como grupo colectivo) aprendido las lecciones de quiénes somos realmente y el poder que tenemos a dentro.

Tenemos el poder de cambiar nuestra realidad externa cambiándola dentro de nosotros mismos, y esto incluye nuestra salud. Todo comienza dentro. Podemos curarnos a nosotros mismos. Cuando nos curamos a nosotros mismos, curamos al planeta. Sanamos nuestro uni-verso (la única versión de ti mismo) en la miríada de versos que eres tú: el multiverso.


Sanación Cuántica


En marzo de 2020, tuve mi segunda sesión de Técnica de Hipnosis de Curación Cuántica (QHHT) que levantó un velo masivo justo antes del cierre. No podría haber sabido en octubre de 2019 todo lo que se desarrollaría (lea un artículo relacionado, La Red Pulsante De Energía Creativa, de mayo de 2020). Tuve que vivirlo para crecer, aprender y despegar algunas capas más que me impedían valerme de mi propio poder. Sin responder, me senté y observé cómo algunas personas proyectaban desilusión, ira y frustración, que eran las heridas más profundas que aún tenían que sanar (y las heridas más profundas a las que yo tenía que viajar).

Me mantuve firme, como una barra de hierro, y por primera vez en mucho tiempo, me enfrenté a un matón tras otro en observancia y silencio. No tenía necesidad de responder, defenderme o justificar mis acciones porque mis acciones estaban alineadas con mis emociones y pensamientos. Una vez que estas tres cosas están alineadas, no me queda nada por hacer más que esperar hasta que la energía se aclare y no prestarle más atención o enredarme en ella.

Cada relación que "cae" no significa que la otra persona sea mala. Las personas a las que llamo “matones” son muy queridas por sus cónyuges, amigos, hijos y seguidores. De hecho, no se trata de "bueno" o "malo"; todos están haciendo su parte para ayudarnos a crecer y evolucionar. Tenemos que ir muy profundo, hasta las heridas más íntimas, hasta llegar a ese punto donde no hay duda dentro de nosotros mismos y donde el espacio entre emociones, pensamientos y acciones se alinea con nuestra propia verdad en un espacio de tiempo más corto. Aquí es donde la humildad y la conciencia residen lado a lado.


La pintura


"Integridad" de Yassica Ferrer, Mayo/Junio 2020

Mientras estaba en profunda meditación, el 17 de mayo de 2020, pregunté internamente sobre cómo sanar la capa más profunda de miedo de ser visto. Un hueso de los deseos apareció en el ojo de mi mente, y comenzó a curvarse hacia afuera, alrededor y hacia arriba para formar la "cara", con los ojos mirando desde atrás. Mientras pintaba, noté que estos ojos no tenían párpados; veian todo pero en silencio.

Este miedo a ser visto proviene de una antigua herida (colectiva) relacionada con la separación. Este miedo puede impedirnos decir nuestra verdad e interactuar en el mundo desde un lugar de integridad y autenticidad.

La herida de la separación puede desencadenar emociones de autoestima que caen en la polaridad del Complejo de Esclavitud y Dominio. En un extremo, lo vemos como renunciar a nuestro poder y ejercer control. La herida de la separación se remonta al comienzo de la creación, al comienzo de este universo físico, hasta el comienzo de tu nacimiento. Es todo lo mismo.

El componente de sanacion física correspondiente de esta imagen es la garganta. El componente de sanacion emocional es la autoestima. La imagen llegó en un momento en que estaba sanando heridas profundas dentro de mí y mi linaje ancestral; sin embargo, vi una correlación directa en las heridas colectivas alrededor de nuestra garganta donde accedemos a nuestros pulmones y la capacidad de hablar. Si esto está bloqueado, no podemos respirar, no podemos hablar y no podemos nutrirnos.

Qué curioso que, en ese momento, había un virus aparentemente afectando los pulmones (duelo/pérdida), se desarrollaban disturbios por una muerte relacionada con la garganta (asfixia), y se desarrollaba una censura extrema a nivel mundial. Todo esto sucedió mientras la Tierra respiraba hondo por primera vez y descansaba por primera vez en mucho tiempo.


 

Sobre el arte

Integridad por Yassica Ferrer, acrílico y oja de oro sobre panel de lienzo, mayo - junio de 2020. Integridad fue finalista en el concurso Inspiracion Del Aislamiento de la Facultad de Estudios Psíquicos en agosto de 2020 y apareció en una exposición virtual en el otoño de 2020.

Sobre la autora


Yassica es una artista y sanadora intuitiva y visionaria. Su obra de arte captura las imágenes que ve en su mente. Reflejan un viaje interior de exploración y descubrimiento que muestra lo que está oculto, proporcionando pistas en el subconsciente y revelando aspectos más profundos del Ser.

Si disfrutó leyendo este artículo, considere comprarle un café a Yassica en By Me A Coffee y saludarla!



19 views0 comments

Recent Posts

See All